¿Por qué deberíamos trabajar con una asesoría tecnológica neutral?

A menudo todavía nos sorprende la reticencia de muchas empresas a trabajar con una consultoría tecnológica. Para empezar, porque los sistemas informáticos, tecnológicos y de seguridad de una empresa son una pieza clave de su productividad y de su competitividad. ¿Por qué arriesgarse a escoger tecnologías que no son lo que realmente necesitamos o resultan ser insuficientes a medio, largo o incluso corto plazo? Este ensayo-error tiene en realidad un coste económico para la empresa: inversiones incorrectas, pérdida de productividad, e incluso desmoralización del equipo, que tiene que trabajar con herramientas inadecuadas.

Además, hay otro factor a tener en cuenta: el tiempo. Destinamos tiempo de nuestra jornada laboral (ya seamos directores, managers, técnicos o cualquier otro perfil al que le toque lidiar con la tecnología, ya sea tecnológico o no) a buscar soluciones tecnológicas o informáticas, informarnos sobre los aspectos técnicos y los beneficios, comparar precios, buscar proveedores, evaluarlos y, finalmente, tomar una decisión que, de una forma u otra, impactará en el día a día de la empresa para bien o para mal. ¿Qué tal suena?

¿Nos sirve cualquier consultoría tecnológica?

Pues la verdad es que no. No podemos escoger una consultoría tecnológica con los ojos cerrados.

En Wontech creemos que hay un principio básico en consultoría: la neutralidad. Es una parte indispensable de nuestro modelo de trabajo: no tenemos acuerdos con ningún proveedor y no cobramos comisiones de ninguno de ellos. En absoluto.

Por desgracia, el modelo de consultoría tradicional está repleto empresas que tienen contratos con proveedores que se basan en un sistema de comisiones. Esto no debería ser así, ya que no garantiza un asesoramiento objetivo al cliente. ¿Quién nos garantiza que la solución del proveedor asociado a la consultoría es objetivamente la mejor? Nadie.

La consultoría debe tener como objetivo buscar la solución y el proveedor que más valor aporten a la empresa, en términos de coste, eficiencia y rentabilidad. Por lo menos, esta es nuestra filosofía y nuestra metodología de trabajo. Además, las soluciones deben recomendarse desde el punto de vista técnico, no del marketing de marca (es decir, porque una marca sea más conocida, no significa que sea la mejor para lo que necesita nuestra empresa).

¿Cómo funciona un proceso de consultoría tecnológica?

Este proceso es 100% made in Wontech, es decir, te explicamos cómo lo hacemos nosotros, pero no quiere decir que todas las consultorías lo hagan igual. Nosotros compartimos contigo la que consideramos la mejor fórmula.

1. Entender el negocio y sus necesidades reales. La consultoría debe entender la necesidad real del cliente, sus posibilidades, y las perspectivas de crecimiento futuras que pueda tener. Es muy importante que tenga un consultor asignado, es decir, un único interlocutor que trabaje de forma cercana a la empresa, como si fuese uno más del equipo, y redistribuya las consultas y tareas entre el equipo técnico de la consultora.

2. Buscar las soluciones tecnológicas más adecuadas. Una vez analizada la necesidad, se define el proyecto. Se buscan soluciones adecuadas en funcionalidades y eficiencia, escalables, fácilmente implementables, y que se ajusten al presupuesto de la empresa. Como hemos comentado, no siempre las soluciones «de marca» serán la mejor opción. Lo que sí tenemos claro es que siempre hay una solución óptima para cada caso particular. Solo hay que saber buscarla.

3. Buscar el mejor proveedor. Y aquí, como en las soluciones, el mejor proveedor no siempre será el que tenga una marca más conocida, o el anuncio más brillante. El mejor proveedor es el que tiene la solución que necesitamos, experiencia en casos como el nuestro, capacidad para llevar a cabo nuestro proyecto y, sobre todo, aquél con el que nos es fácil entendernos. La confianza es un elemento esencial entre el proveedor y el cliente. En Wontech seleccionamos hasta tres proveedores, que estudiarán tu proyecto (compartido de forma anónima) y te plantearán una solución.

4. ¡La decisión final! Escoger el mejor proveedor. La parte más difícil y decisiva. Pero en Wontech no dejamos sola a la empresa ante este reto: Participamos en las reuniones con los proveedores (actualmente, mediante vídeollamada), para dar soporte si surgen dudas o consultas. Pero no influimos en la decisión final, la empresa escoge con total libertad y teniendo toda la información posible. 

Ventajas de trabajar con una consultoría tecnológica

Sin darle más vueltas, te explicamos cuáles son las ventajas de contar con una consultoría tecnológica en tu empresa:

  1. Las soluciones y proveedores que te recomienden serán totalmente objetivos. Por lo menos, así lo entendemos en Wontech, una consultoría tecnológica tiene que ser 100% neutral.
  2. Los consultores tienen un amplio conocimiento y experiencia en tecnología, por lo que pueden darte una perspectiva más amplia de las posibles soluciones a tu problema o necesidad.
  3. Además, han trabajado e implementado con éxito soluciones en empresas de diferentes tamaños y sectores, por lo que pueden ayudarte a dimensionar el proyecto y anticipar posibles problemas antes de que sucedan.
  4. Al tener un mayor conocimiento de las posibles soluciones, pueden encontrar la fórmula que mejor se ajuste a tu presupuesto. Lo más adecuado no siempre tiene por qué ser lo más caro.
  5. Tienes todo un equipo de expertos para ayudarte: consultores y técnicos en IT, informática, ciberseguridad…
  6. Son un servicio flexible, por lo que puedes contar con la consultoría cuando lo necesites.
  7. Con una mejor tecnología, el personal de la empresa trabajará mejor y más cómodo, y los clientes tendrán un mejor servicio, por lo que estarán más satisfechos.

Aunque siempre intentamos ser lo más claros y transparentes posible, quizás todavía tienes alguna pregunta. ¡Hablemos!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

noticias relacionadas

WhatsApp chat